#consejosdeverano: Corte de digestión, ¿mito o realidad?

¿Os acordáis de lo aburrido que era esperar a bañarse después de comer? “¡Que te dará un corte de digestión!”, nos decían. Con los años, seguramente nos hemos preguntado: ¿era real lo del corte de digestión o era una invención de nuestros padres?

Según afirman los expertos, el “corte de digestión” es un falso mito que carece de base científica. Lo que se da realmente es un síndrome de hidrocución.

¿Qué lo provoca?

Se produce por una alteración brusca de los reflejos al contacto con el agua, más acusado en los niños, pudiendo provocar una pérdida de conocimiento o una parada cardíaca (no es necesario que entre agua en los pulmones). El reflejo es más elevado cuanto más fría esté el agua y más elevada la temperatura corporal.

¿Cuáles son los síntomas?

Mareo, náuseas, vómitos, zumbidos en los oídos, calambres, escalofríos, palidez, pulso débil, inconsciencia y paro cardíaco.

¿Cómo evitarlo?

- Adentrarse lentamente en el agua sin brusquedades, para que el cuerpo se adapte a los cambios de temperatura de forma progresiva. Salir enseguida si se tiene alguno de los síntomas arriba mencionados.

- Evitar la exposición prolongada al sol seguida de una entrada directa al agua fría

- Evitar el ejercicio físico intenso antes del baño

- No entrar en el agua inmediatamente después de las comidas, especialmente si han sido abundantes o si se ha tomado alcohol

Ya lo sabéis: este verano os toca a vosotros advertir a los más pequeños de los peligros del llamado “corte de digestión”. Al fin y al cabo, nuestros padres no iban tan desencaminados :-)

consejos corte digestión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>